La leyenda jienense del «albañil emparedador»

leyenda jienense del

Según la leyenda, «a principios del siglo pasado, los jornaleros que buscaban trabajo se reunían en la plaza de San Francisco y pasaban el día allí, esperando que alguien les contratara.

Era tarde y una lenta procesión de desgraciados salía de la aislada plaza. Julián, el albañil, saludó a sus compañeros: «Aquí se vende todo el pescado», les dijo con cara de resignación, y salió en dirección a la calle de los Álamos.

En el camino y en ese momento, alguien con cara de rico vino desde la dirección opuesta, vio las facciones de Julián, se acercó a él y, tras preguntar y confirmar que era albañil, le ofreció una gran suma de dinero para que hiciera algún trabajo en ese momento.

El albañil aceptó sin dudarlo. El contratista le vendó los ojos y le llevó un largo camino hacia Jaén hasta que se detuvo en un lugar desconocido.

Advertisement

Dos golpes en la puerta fueron suficientes para que se abriera con sigilo. Entraron inmediatamente y llevaron al albañil a un edificio lateral.

Allí le quitaron la venda de los ojos y escuchó lo que tenía que hacer, que era tapar un agujero en la pared.

Junto al agujero había ladrillos, yeso y una paleta. Se puso a trabajar inmediatamente, pero cuando colocó el primer ladrillo se horrorizó al descubrir que había un cuerpo en el agujero.

La cartera empezó a tintinear en la mano del contratista y la necesidad le obligó a continuar su trabajo.

Aquella noche, en su casa, el albañil no pudo evitar ver los ojos vidriosos del muerto en sus alas, no el siguiente, no el siguiente.

Una mañana su mujer encontró al albañil colgado de las vigas del comedor, con la lengua fuera y los ojos desprendidos de las órbitas.