Crímenes jienenses [ famosos y aún sin resolver ]

Crímenes jienenses

Un crimen reciente cometido en el hospital, donde un vecino de 41 años fue encontrado muerto con la cara rota junto a una gran piedra ensangrentada, hizo resurgir viejos fantasmas que enfrían el ambiente en la capital.

El crimen cometido por la pareja el 8 de junio de 1992 aún no ha sido olvidado.

Tras una investigación que costó el puesto a varios altos cargos de la policía, el plazo de prescripción expirará el próximo año, cuando se cumplan 20 años. Y seguirá sin resolverse.

Pero no es el único.

El criminólogo, escritor e historiador Luis Miguel Sánchez Tostado escribe en su libro Crónicas del crimen: «Entre 1983 y 1995 hubo un número excesivamente alto de crímenes sin resolver, especialmente en la ciudad de Jaén.

Advertisement

En esos doce años, nueve de los dieciséis asesinatos registrados en la capital quedaron «sin resolver», es decir, el 56,3%, una cifra atípica para este tipo de casos, ya que, como señala el propio Sánchez Tostado, el 90% suelen resolverse porque son «cometidos por personas vinculadas a la víctima».

Las nuevas técnicas de investigación, en particular las pruebas de ADN (ácido desoxirribonucleico), introducidas en España por el FBI de Estados Unidos de la mano de Miguel Lorente, nacido en Jaén y entonces jefe de la investigación criminal de Les Amis en la Policía Científica de Granada, han permitido alcanzar una tasa de resolución cercana al 90%.

El jefe de la Policía Nacional de Jaén, Daniel Salgado, cree que esto ha sido «fundamental» en este tipo de investigaciones.

«Sólo se ha utilizado regularmente durante 15 años y ha supuesto un gran salto cualitativo y cuantitativo.

En cuanto a los demás instrumentos utilizados por los entrevistadores, no ha habido muchos cambios, salvo las nuevas tecnologías».

Respecto al caso del hospital, el comisario dice que se sigue trabajando y que pronto se conocerán noticias importantes, aunque recuerda que el caso está cubierto por el secreto profesional.

El asesinato del estudiante de COU que conmocionó a la ciudad en 1983, la sentencia del crimen de «La Cabaña» en 1985, una insólita sentencia de la Audiencia Provincial de Jaén que «absolvió a un asesino», según Sánchez Tostado, los asesinatos del taxista y la prostituta en 1988. cuya misteriosa conexión nunca ha sido probada definitivamente, el crimen de los recién casados en 1992 y el crimen de la catedral, ocurrido en julio de 2006 y que la policía descartó durante años que se tratara de un asesinato, son algunos de los hechos por los que se sigue buscando al culpable en esta ciudad.